Speed Kidney, un badén menos agresivo


En todas las ciudades españolas nos solemos encontrar con frecuencia un elemento que es necesario pero enormemente molesto, los badenes que obligan a los vehículos a reducir la velocidad (para evitar un incómodo salto, y el desgaste elevado de los neumáticos). Pensados para que los conductores que circulan a una velocidad excesiva la reduzcan, sin embargo este elemento también molesta a los que circulan respetando la velocidad de la zona, convirtiéndose en algo realmente incómodo.

Los badenes son uno de los elementos más molestos, aunque necesarios, que debemos de padecer los conductores en las ciudades. Para conseguir mantener la funcionalidad para la que son diseñados (obligar a los conductores a reducir la velocidad), pero sin las molestias de los badenes actuales, están surgiendo numerosas iniciativas innovadoras.
Si hace unos días hablábamos en estas páginas del producto de Badennova, con sus badenes inteligentes que sólo ofrecen resistencia si la velocidad es elevada, hoy vamos a presentar el producto desarrollado por el Grupo de Investigación en Ingeniería de Carreteras (GIIC) de la UPV, de nombre Speed Kidney, que ofrece otra interesante alternativa a los badenes actuales.

Este nuevo tipo de badén está compuesto por un resalte por carril con forma en planta arriñonada y forma en alzado abultada con poca altura, situado de forma longitudinal, de tal forma que el conductor sólo tiene que seguir una trayectoria en zigzag muy suave y dejárselo entre las ruedas. De esta forma, se ofrece a los conductores una solución sencilla y segura, que no daña sus vehículo, y permite además evitar el ruido asociado a los badenes actuales.

Como indica uno de los responsables del equipo de investigación, “los actuales dispositivos, como los resaltes en altura, provocan un aumento en los tiempos de respuesta de los vehículos de emergencia. Con el Speed Kidney buscamos facilitar que puedan seguir desarrollando sus velocidades habituales para reducir los tiempos de respuesta urgente”.