Bluemove, hacia una movilidad urbana sostenible


Buscando fórmulas de movilidad urbana más sostenible, y bajo el influjo de proyectos que han demostrado su éxito en otros campos (en el mundo de la bici, como BiziZaragoza) o en otros países (como ZipCar, fundado en EEUU), surge el proyecto Bluemove, para el alquiler de vehículos, donde se abona únicamente el tiempo de uso de los mismos (en medias horas), con un precio que ronda los 3€/hora, o los 30 €/día (variable en función del vehículo y bono elegido)

Este proyecto tiene un nicho de mercado muy marcado, aquellos propietarios de vehículos que lo tienen aparcado durante la mayor parte de su vida útil, es decir, aquellos que lo suelen utilizar únicamente para los desplazamientos largos. En estos casos, el coche se convierte en un lujo muy caro (puede tener un gasto cercano a los 500 €/mes), una extravagancia que puede ser sostenida en tiempos de bonanza, pero que sin duda no tiene sentido mantener en épocas de crisis. Las estimaciones de los fundadores de Bluemove indican que para aquellos conductores que recorren menos de 15000 kilómetros/año, esta modalidad de “coche compartido” puede representar hasta un 61 % de ahorro.

El funcionamiento, como nos indica su web, es muy sencillo:

  • 1.- Hay que darse de alta en el sistema, para poder recibir la tarjeta de socio.
  • 2.- Una vez con la tarjeta de socio, se puede reservar un vehículo. En la propia web, se elige el modelo de vehículo a reservar.
  • 3.- Para abrir el coche, se usa la tarjeta de socio, que se pasa por el lector del parabrisas. Una vez abierto, se introduce el PIN personal en el ordenador de abordo, y se puede arrancar el coche con las llaves que están en el interior del vehículo
  • 4.- Cuando el conductor acaba su trayecto, devuelve el coche en cualquiera de los lugares habilitados, y lo cierra con su tarjeta (a partir de ese momento deja de tener que abonar el importe).

La señal de que es un modelo de negocio válido la representa el hecho de su implantación exitosa en otras ciudades, como por ejemplo Nueva York (con alrededor de 6000 coches compartidos en funcionamiento) o Londres (con unos 4000). En Madrid en la actualidad hay sólo 50, 17 de ellos pertenecientes a Bluemove, cifra que puede creer exponencialmente en los próximos meses.