V2V y V2I: Coches totalmente conectados con su entorno


En los próximos años vamos a comprobar cómo gracias a los sistemas V2V y V2I, que explicaremos a continuación, se va a cumplir el sueño de todo conductor: Tener toda la información necesaria del estado del tráfico e incidencias, en todo momento, en cada lugar, y actualizada al instante.

Si el proceso de los sistemas de ayuda al conductor ha evolucionado desde los primeros tiempos donde el conductor sólo tenía la información de las señales estáticas, pasando después por señales dinámicas (paneles de mensajería variable, por ejemplo) que permitían a los gestores informar según las necesidades concretas, y llegando a la actualidad, donde se dispone de sistemas que permiten conocer el tráfico existente en las diferentes zonas (aunque no se actualiza al instante, por lo que sirve para conocer rutas óptimas antes de salir de casa pero no para preveer incidencias surgidas en el momento), así como las previsiones que puedan afectar al mismo (de tiempo, circulación o estado de la vía). Sin embargo, toda esta información que es realmente útil, se queda corta para las necesidades reales del conductor, porque no tiene en cuenta lo que pasa en el instante exacto que está circulando, que es la información que más necesita.

¿Quién puede dar la información exacta de lo que está pasando en el tráfico en todo momento? Parece obvio: los propios vehículos que tenemos por delante (que si realizan alguna disminución brusca de velocidad pueden indicar que hay atasco, o si activan las luces antiniebla, que entraremos a una zona de niebla), y las “infraestructuras inteligentes”, que pueden avisar del estado de la carretera en cada punto, o indicar si existen obras en algún tramo concreto. Si toda esta información, se puede ofrecer/recibir en el propio vehículo, y sin coste adicional de transmisión de datos (sin tarifas móviles), sería un servicio que podría revolucionar la conducción, y reducir considerablemente los accidentes y problemas.

Este servicio o tecnología, que va representar una auténtica revolución para la mejora de la seguridad vial, y que se conoce como V2V (Comunicación vehículo a vehículo) y V2I (Comunicación vehículo a infraestructura), ya está en una fase muy avanzada de desarrollo, existiendo varios proyectos que están integrando este sistema en entornos reales, funcionando ya correctamente.

  • ¿Cómo funciona este sistema?
    • Una de las principales ventajas del sistema es que la tecnología necesaria no es muy compleja: Un sistema de localización (GPS), comunicación inalámbrica (no precisa de ninguna cuota ni operador de telefonía, y es universal), creándose una red ad-hoc, y el software para tratar toda la información recibida y enviada.
    • Con el sistema en funcionamiento, cualquier dispositivo electrónico que se pone en funcionamiento (por ejemplo el ABS, o las luces de emergencia), es recogido por el programa informático, tratado, y enviado por la red inalámbrica al resto de vehículos en un radio aproximado de 400 metros. Estos vehículos que reciben el aviso serán los encargados de informar al resto de conductores de que en pocos segundos se encontrarán con una situación peligrosa (niebla, una frenada de emergencia, etcétera).
  • ¿Qué ventajas puede ofrecer?
    • Se puede mejorar de forma considerable la seguridad de los conductores. Se estima que un 75 % de los accidentes que involucran a conductores, se podrían evitar.
    • Ofrece a los conductores información al momento de las rutas peligrosas, los atascos, las obras de construcción, los obstáculos y los peligros asociados a una meteorología adversa (p.e., el sistema alerta a los conductores sobre la cercanía de los vehículos de emergencia, muestra a los conductores el carril derecho para tomar el siguiente desvío, o asesora sobre la velocidad óptima para coger una serie de semáforos en verde). Se puede informar a los conductores con suficiente antelación para que puedan adaptarse, o adaptar sus comportamientos para evitar riesgos.
    • Permite también a los responsables de gestionar el tráfico tener una visión exacta de lo que ocurre, para poder adaptar todos sus medios.
    • Ofrece una información más útil, y sobre todo más ubicua que los sistemas implantados (que tienen el problema de sólo controlar un punto concreto), y además a un precio muy inferior.
  • ¿Qué problemas tienen que ser todavía resueltos en la actualidad?
    • El entorno en el que se van a implantar estos servicios necesita una fiabilidad del 100 %, ya que están en juego las vidas de los conductores. Por este motivo todavía siguen las pruebas y testeos de estos sistemas, que en entornos controlados han demostrado su correcto funcionamiento, pero hace falta verlos en escenarios reales.
    • Uno de los problemas que puede surgir es garantizar que el sistema funciona perfectamente ante situaciones de congestión de tráfico, donde un elevadísimo número de vehículos informan de forma simultánea.
    • Es imprescindible desarrollar un sistema completamente seguro ante hackers o personas que puedan intentar enviar mensajes fraudulentos a los vehículos, porque sería un problema muy importante.

Mañana daremos a conocer algunos de los usos concretos de este sistema, para poder tener una idea mucho más real de sus posibles beneficios asociados.