josé

Expertos muestran como será la conducción en el futuro en el encuentro EmTech de tecnologías emergentes


EmTech es la conferencia, organizada por la revista MIT Technology Review, más importante del mundo sobre tecnologías emergentes. EmTech España 2013 se acaba de celebrar los días 5 y 6 de noviembre en Valencia. En este encuentro, el director del LISSIT (Laboratorio Integrado de Sistemas Inteligentes y Tecnologías de la Información de Tráfico) de la Universidad de Valencia, Juan José Martínez, presentó su proyecto de navegación cooperativa y habló sobre cómo se presenta el futuro de la movilidad por carretera.

El proyecto de navegación cooperativa en el que están trabajando se basa en la recogida y distribución de datos de varios vehículos con el objetivo de manejar de forma inteligente esa información para reducir la contaminación, los accidentes y el gasto innecesario en favor de una conducción más cómoda y sostenible.

Según su visión, el automóvil del futuro distribuirá a los conductores por rutas diferentes hacia un mismo destino para evitar el colapso de las carreteras. Los coches serán eléctricos e incluirán un dispositivo que lo identificará. Con tan solo indicar el destino buscará de forma automática la mejor ruta pudiendo decidir si es el conductor el que lo dirija o el propio vehículo de forma autónoma.

Para ello las carreteras deberán adaptarse y no requerirán señalización estática, por ejemplo hoy existe una limitación estándar de velocidad en carretera, en el futuro podrá depender del estado del tráfico; si no hay ningún problema se podría circular más deprisa.

El vehículo del futuro podrá gestionar información acerca de los lugares por los que el usuario circula y alertar a los servicios de emergencias en caso de accidente. Pero también podrá informar a la administración de Tráfico de posibles infracciones que cometa el conductor. Esta información se almacenará en bases de datos para que las administraciones puedan comprobar cuál ha sido el comportamiento de cada conductor. Los sistemas tratarán de asegurar que la información se restrinja sólo a estos efectos. Esta pérdida de privacidad podría ser compensada con algún beneficio fiscal o económico, por ejemplo: “Si yo cumplo con las normas y demuestro que conduzco bien, podría evitarme tener que renovar el carnet de conducir”.

El sistema de pago también podría cambiar, actualmente, estamos pagando impuestos de circulación, independientemente de que el coche esté en movimiento. Gracias a sistemas como el suyo se podría pagar en función del uso real del vehículo.

Otra de las ventajas de este sistema será de la promover el car sharing, un servicio que estará integrado y monitorizado en el sistema de transporte público de la ciudad.