¿Es un coche? ¿Es una lancha? No, es….AQUADA


Nunca hasta ahora había sido más cierta la frase de “con este coche voy al fin del mundo”. Con Aquada, no importa la superficie, ya que se adapta tanto a tierra como a mar (solo le falta el aire, pero todo se andará), y encima como se puede ver en el vídeo de abajo, a una velocidad importante.

El vehículo “esconde” sus rueda en el modo “agua”, para ir como una lancha motora, adaptándose por completo a este medio de una forma asombrosa, y aunque es cierto que para la gran mayoría de los mortales esto no nos supone ninguna ventaja (más allá de la cara de sorpresa que puedan poner nuestros amigos al ver que no paramos el vehículo al llegar al mar), sí que es cierto que para determinados colectivos (algunos vehículos militares, por poner un ejemplo), es un sistema muy a tener en cuenta.

A continuación un vídeo donde se ve perfectamente cómo funciona este interesante “vehículo anfibio”.