Medidas que se están tomando (y otras que se deberían tomar) para reducir la contaminación en nuestras ciudades


España es, por desgracia, uno de los países europeos con un mayor nivel de contaminación en sus principales ciudades (Madrid, Barcelona, Valencia o Zaragoza), que ofrecen unos niveles muy superiores de NO2 a los permitidos por la Unión Europea (motivo por el cual pueden ser objeto de importantes sanciones).

En Tecnocarreteras ya vimos cómo están tratando de mitigar este problema en otras ubicaciones, y presentamos la solución que se está implantando en Londres para que estas partículas contaminantes se “peguen” al asfalto, y reducir al menos en parte el problema.

Pero, ¿qué se está haciendo, y qué se puede hacer en España para decrementar los niveles tan elevados de contaminación actuales, teniendo en cuenta además que el tráfico es el elemento que más influye en la calidad del aire?

  • 1.- Medidas de sensibilización: Es muy importante que la gente sea consciente del problema, fomentando una movilidad más ecológica (uso de la bicicleta, coche compartido, transporte público).
  • 2.- Medidas de información y medición: Ser conscientes del estado exacto de la contaminación en cada momento, y de las mejoras que se van produciendo, puede incidir muy positivamente en el ánimo de la gente para continuar apostando por soluciones de movilidad más eficientes.
  • 3.- Medidas de penalización (al transporte privado) y fomento del público: Este punto es, sin duda, el más importante. Es necesario desarrollar una política eficaz, que sea capaz de dar solución a los problemas existentes en la actualidad, para que junto con las dos medidas anteriores, se pueda ir migrando hacia un modelo de transporte mucho más sostenible. Para ello, se pueden realizar las siguientes acciones:
    • Creación de zonas de bajas emisiones, por las que sólo podrán circular transportes ecológicos (bicicletas, vehículos eléctricos, etc).
    • Creación de carriles bici en la ciudad, para fomentar esta modalidad de transporte.
    • Precios de los aparcamientos dinámicos (más caros en horas de mayor tráfico-contaminación), y prolongación de los horarios de precio del aparcamiento en zonas azules (para intentar concienciar a la gente que debe usar otros medios de transporte).
    • Fomento de la “flota verde municipal”, tanto en vehículos eléctricos para los políticos, como potenciando el autobús eléctrico.
    • Reducción del precio del transporte público, o facilidades para su uso combinado.
    • Establecer deducciones en el IRPF por gastos en transporte público, y crear desgravaciones fiscales para las empresas que se comprometan con el transporte público.
  • 4.- Medidas de apoyo al uso del coche eléctrico, en forma de ayuda a la adquisición de estos vehículos, de promoción de los mismos (uso de vehículos eléctricos por parte de los responsables de las administraciones), y de implantación de suficientes espacios donde poder recargarlos, que es ahora mismo uno de los principales hándicaps que existen para la popularización de estos vehículos.

En definitiva, es necesario ser conscientes de que tenemos que conseguir otro tipo de movilidad en nuestras ciudades, porque la actual no es sostenible a medio plazo.